Gustavo Pratto: “Valladolid es mi casa, donde formé mi familia”

Gustavo Pratto: “Valladolid es mi casa, donde formé mi familia”

World Padel Tour llega por primera vez a la capital castellana y una de las figuras relevantes del pádel en la ciudad es el actual entrenador de Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez: Gustavo Pratto. Este argentino, nacido en Quilmes, cuna de grandes jugadores, lleva muchos años radicado en Valladolid entre otros motivos porque “fue aquí donde conocí a mi mujer y he formado mi familia”.

Hace dos años decidió colgar la pala, en una decisión “que no me afectó demasiado. Era algo que tenía meditado y cuando bajó mi nivel preferí dejarlo”.

Hoy trabaja como entrenador, título que posee desde los 20 años, y dirige a varios de los jugadores del circuito profesional: Sanyo y Maxi, el uruguayo Diego Ramos, el argentino Luciano Capra y el gallego Adrián Blanco.

Su carrera estuvo cargada de buenos momentos “tuve la suerte de jugar con los grandes jugadores del pádel mundial” y es de los pocos que puede decir que le ha ganado a Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguin, fue hace cinco años en Ciudad Real junto a Maxi Sánchez, pero sin embargo para él  “aquel partido no fue algo tan especial porque cuando ganas una vez suena más a casualidad”.

Hace dos años que decidiste colgar la pala y dejar de ser jugador profesional ¿Cómo te encuentras después de tu retirada? ¿Echas de menos la faceta de jugador?

No eché de menos jugar porque estuve mucho tiempo pensando en retirarme y fue muy meditado. Además, en los dos últimos años había bajado tanto el nivel que me apetecía dejarlo. Retirarme del pádel no se me hizo muy difícil porque también he sido entrenador desde los 20 años. Mi vida sigue siendo muy parecida y todavía sigo compitiendo.

¿Cuáles han sido los logros más importantes como jugador?

Destacaría que estuve 15 años entre las 10 mejores parejas del mundo, también participé en doce semifinales donde jugaban los mejores, formé parte de la selección argentina y fui campeón del mundo por equipos en el año 2012.

Has sido de los pocos que puede decir que le ganaste a Juan y Bela, ¿recuerdas ese torneo junto a Maxi Sánchez?

Sí lo recuerdo que fue en octavos de final en Ciudad Real. Siempre jugué muy buenos partidos contra grandes parejas y gané un poco a todas ellas durante mi carrera. Desde mi punto de vista, aquel partido no fue algo tan especial porque cuando ganas una vez suena más a casualidad. Lo importante, más que ganar, es que durante muchos años he mantenido un nivel muy alto que me permitía tener la posibilidad de ganar a las mejores parejas de todo el mundo. Me esforcé mucho, me mantuve en una buena posición y los rivales te respetaban.

¿Cuál ha sido tu mejor compañero?

He tenido la suerte de jugar con grandísimos jugadores como Fernando Poggi, Gerardo Derito, Marcelo Pérez, Gastón Malacalza, Maxi Sánchez o Juani Mieres, el cual también es un gran amigo. Más que destacarte a uno te diría que tuve la suerte de jugar con los grandes jugadores del pádel mundial y, en especial, al que considero el mejor, Hernán Cañete, que es con el compañero que empecé de joven y ahora es como un hermano para mí.

Cuando te retiraste decidiste emprender la faceta de entrenador ¿Cuándo comenzaste a entrenar a jugadores profesionales y a quiénes entrenas actualmente?

Al mes de retirarme me llamaron Adrián Allemandi, Fernando Poggi, Valeria Pavon y Cata Tenorio para entrenar con ellos durante un tiempo determinado. Ya en febrero de 2014 me puse a trabajar con Maxi Sánchez y Sanyo Gutiérrez. Por otro lado, mientras yo era jugador ya venía entrenando a Diego Ramos, Luciano Capra, Maxi Cejas, Adrián Blanco, y también entrenaba a chicos de Valladolid. Compaginaba bien la faceta de jugador con la de entrenador.

El próximo torneo tendrá lugar por primera vez en Valladolid, ciudad en la que resides. ¿Por qué escogiste Valladolid como tu nuevo hogar?

Cuando llegué a España estuve viviendo 4 años en Santander, era una ciudad un poco incómoda para ir a jugar los torneos porque la mayoría eran en el sur y me quedaba lejos. Más adelante decidí venir aquí a Valladolid porque me hicieron una oferta laboral y además conocí a la que ahora es mi mujer. Vivo con ella y con mi hija, he desempeñado mi faceta profesional aquí, vivo a un minuto de mi trabajo y tampoco me gustan las ciudades grandes. No me he planteado hacer ningún cambio por ahora.

Poco a poco podemos ver cómo se va expandiendo el circuito profesional y a la gente le va interesando cada vez más el pádel ¿Cómo ves el circuito actual en comparación a cuando tú jugabas? ¿Crees que acabará ganando mucha más popularidad?

Con el paso de los años he visto una mejora increíble. Está claro que la expansión del pádel en el mundo y la aceptación en otros países está siendo impresionante y es por mérito del World Padel Tour, porque las Federaciones no han logrado lo mismo. Lo veo genial, cada vez más premios, mejor atención a los jugadores, más espectadores, etc.

Vemos como gana popularidad en los torneos fuera de España. Como anécdota te puedo decir que en mi último año con Gerardo Derito nos reíamos de los hoteles a los que íbamos cuando empezamos nuestra carrera, porque no tienen ni punto de comparación con los de ahora. El trabajo que están haciendo hoy es inmejorable. Cada vez hay más pistas por toda Europa y eso significa que tendremos más trabajo y seguro que seguirá creciendo.

Sanyo y Maxi acaban de alcanzar la final en Argentina ¿Por qué se les da mal los inicios de temporada?

Esta temporada la hemos comenzado un poco mejor que la anterior, ya que sólo caímos en octavos de final en el primer torneo. Creo que con la final de Argentina se está arreglando el principio de año y confiamos en seguir en esta línea.

Con la ruptura de las dos mejores parejas llegaban este año como los favoritos ¿Les puede pesar psicológicamente? ¿Qué les falta para llegar a ser los número 1?

Esperemos que no, yo no noto esa presión. Creo que a los chicos les cuesta los inicios, pero en cuanto encadenen un par de torneos buenos serán aspirantes a luchar en cada torneo. Creo que no les falta nada para llegar a ser los número, simplemente tendríamos que ordenar mejor las cosas buenas que tenemos. Son dos grandes profesionales y trabajan cada día humildemente. Yo siempre les comento que admiro su profesionalidad y están por el camino de alcanzar los objetivos. Tienen que confiar en sus posibilidades.

¿Cómo estás viendo a las nuevas parejas y cuál te ha sorprendido más tanto para bien como para mal?

No me ha sorprendido ninguna en concreto porque todos sabemos el nivel que hay entre los jugadores. Hablando de las primeras parejas, no me han impresionado ni para bien ni para mal, nadie está por debajo del nivel ni por encima. Las diferencias son mínimas, estando dentro del circuito no se ve como algo imposible llegar a la final. Sí estamos viendo que cada año el nivel es más alto, están muy entrenados y puedes esperar algo bueno de cualquier pareja. Queda mucha temporada por delante y la valoración podremos realizarla a final de año.

Así vive actualmente Gustavo Pratto, un anfitrión de lujo para la llegada de las máximas estrellas del pádel mundial a Valladolid.

Más noticias

Socio Principal

Patrocinadores Premium

Patrocinadores Oficiales

Patrocinadores Técnicos

Proveedores