Generación Rebelde: Los herederos del pádel

Una oleada de artistas nacidos de 1995 en adelante

Generación Rebelde: Los herederos del pádel

A lo largo de la historia se han producido nacimientos de generaciones que han glorificado la literatura, la música, el arte o el deporte. Todas tienen un punto en común: crear un antes y un después en cada disciplina. Un boom que no consiste en mejorar lo anterior, simplemente tratan de romper el régimen establecido y generar un nuevo estilo que enamore a las masas. Una de las más sonadas si nos centramos en el deporte se produjo en el baloncesto en los años 80’: 'La generación Jordan'.

El pádel es uno de los deportes de competición más jóvenes. A día de hoy, sus pioneros siguen en activo y muy ligados a la evolución del deporte. Realmente fue a finales de los años 80 cuando el pádel se convirtió en un deporte de competición. Tiene una edad competitiva de 30 años en los que ya hemos vivido tres generaciones.

Primera generación (años 80)

Disfrutamos del talento de los hermanos Maquirriain y de la filosofía de Horacio Álvarez Clementi. En España reinaban Javier Arenzana y Juan Fontan y sin olvidarnos, por supuesto, de los hermanos Jiménez.

maqui

Segunda generación (años 90)

Coincidió con el auténtico primer BOOMRoby Gattiker y Alejandro Lasaigues fueron los verdaderos amos de una generación regada de talento. La velocidad y la intensidad en el juego se multiplicó por 100 y las puertas terminaron de abrirse para dar paso al espectáculo. El Mago Sanz, Hernán Auguste, Mariano Lasaigues, Willy Lahoz (todavía en activo), Pablo Semprun y Alberto Piñón también pertenecieron a esta saga de genios.

roby

Tercera generación (año 2000)

Cambiamos de milenio y llegaba la tercera generación del mejor espectáculo del momento. Sin duda la más mediática, la de Fernando Belasteguín y Juan Martín Díaz. Ellos fueron los encargados de regar de gloria cada torneo y juntos hicieron historia. Ambos en activo y Bela ya suma 16 años de número uno. Sus duelos con Gabi Reca y Seba Nerone fueron tendencia en los primeros años del 2000 y a su alrededor estaban top mundiales como Cristian Gutiérrez, Matías Díaz, Miguel Lamperti, Marcello Jardim o Juani Mieres. Esta generación la forman el grosso de los actuales jugadores World Padel Tour, incluyendo a grandes talentos de este deporte como Pablo Lima, actual número uno, Sanyo Gutiérrez, Maxi Sánchez o Paquito Navarro. Estos últimos son los más jóvenes dentro de  una larga generación de fabulosas palas. A su vez, y a pesar de no llegar a la treintena, Paquto Navarro es el máximo exponente del pádel en España y uno de los primeros en formarse desde pequeño en una pista de pádel.

Lisboa pone a prueba el imperio de Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguin

 

Generación Rebelde

Fue Franco Stupaczkuk el que nos avisó en Noviembre de 2016, en la Rural de Buenos Aires. Stupa firmó una actuación de escándalo para pasar a las semifinales del Master argentino. Nos avisó de que una nueva camada había nacido. Una cuarta oleada en la historia del pádel que tenía como objetivo marcar una nueva transición.

Estamos hablando de una generación de talentos que nacieron de 1995 en adelante. Una generación pura, ya que desde pequeños se prepararon para ser profesionales del pádel. Evidentemente no hay que olvidarse de Juan Cruz Belluati o Lucho Capra, dos jugadores de 25 años que están a caballo entre las dos últimas generaciones. Pero si nos centramos en los ‘bebés’ del circuito nos sale un ‘team’ que es puro caviar.

Año 1995

Una gran añada de pádel. Cuatro jugadores de este bendito año ya son asiduos en los cuartos final de los Open y los Master. Juan Lebrón, Juan Tello, Lucas Campagnolo y Josete Rico. Cumplen 23 años en 2018 y ya están en el punto de mira de los mejores jugadores del mundo. El caso de Lebrón va más allá. Su imaginación, su talento, su magia y su inconsciencia positiva le han convertido en uno de los favoritos del público. Ya sabe lo que es jugar una final y lo que significa dejar fuera a los número uno del mundo.

Año 1996

El cabeza de la revolución es el milagro de José Castelli, Franco Stupaczuk. Un revés 2.0 con una envergadura envidiable y unas capacidades físicas de atleta. Nacido en el Chaco en 1996 y precisamente guarda muchas similitudes con el que junto a él mejores resultados ha conseguido, Ale Galán. Ale es otro revés con un imponente físico y unas cualidades técnicas de otro planeta. Ambos saben lo que es jugar rondas finales de World Padel Tour aunque de momento solo Stupa ha logrado salir campeón en dos ocasiones. Dos jugadores que acabaran el 2018 con 22 años y que sin duda ya se han colocado entre los mejores jugadores del planeta.

Año 1997

Fue el año para los jugadores de derecha. A tres años del nuevo milenio nacieron los ‘drive’ del futuro: Lucas Bergamini y Fede Chingotto. Dos jugadores ‘bajitos’ de esos que devuelven todas las bolas y que dan sujeción a la pareja. Precisos, fiables e incansables. Ambos tienen dos referentes, Sanyo Gutiérrez y Mati Díaz.

Año 1999

Queda el noveno de los 9 nuevos galácticos. El más joven de todos. Estamos hablando de Agustín Tapia. Apenas supera la mayoría de edad y en los dos primeros torneos de 2018 ha cautivado los corazones de los amantes del pádel. Rápido y con descaro, potente y preciso y con la mentalidad de un número uno. Una radiografía perfecta de lo que se ha convertido el pádel en los últimos años.

Habría que añadir un post data, porque hay dos jugadores a caballo entre las previas y el cuadro que ya están dando que hablar. De Martín Di Nenno poco que decir ya que una lesión le dejó fuera en el momento justo de su máxima proyección, pero que tras recuperarse ya ha vuelto a ser el de antes y como no mencionar a otra perla que ya está dando coletazos y que a sus 17 años ya se han fijado grandes jugadores del circuito, Javier Garrido. Esta es la generación de los rebeldes, los verdaderos herederos de World Padel Tour.

 

Más noticias

Socio Principal

Patrocinadores Premium

Patrocinadores Oficiales

Patrocinadores Técnicos

Proveedores