_KDP5682

¡Qué manera de disfrutar!

Lo diré rápido. Vivir la experiencia del Open de Gijón ha sido una pasada. Esto engancha. Engancha a una afición asturiana que se ha volcado llenando el Pabellón Municipal día tras día. Había mono del mejor pádel. La temporada había terminado hace tres meses con la impresionante imagen de Pablo Lima reventando la pista. Ahora ha empezado con nuevas parejas, con aires renovados y con una expectación disparada. Se han batido registros de asistencia, de ventas de abonos y entradas, de interacción en redes sociales, de seguimiento de las transmisiones en directo, de repercusión en medios locales, de empezar a despertar cierto interés en los nacionales. Tengo la sensación de que el pádel crece a un ritmo vertiginoso y desde World Padel Tour debemos estar a la altura, sin miedo, sin prepotencia, sin vértigo, sin dormirnos en los laureles. Estaba sobre aviso: “Ángel prepárate que esto es muy duro”. Vaya si lo es, pero sarna con gusto no pica. Se trata de disfrutar con cada detalle desde que te levantas a primera hora con la lluvia típica por estas fechas, fuerzas pasar con el coche por delante de la playa de San Lorenzo. Saludas al Molinón y te secuestra el Pabellón donde hierve el trabajo de un equipo incansable.

Estaba sobre aviso: Ángel prepárate que esto es muy duro

El martes todo arranca con una presentación sencilla que toma cuerpo cuando aparecen míticos sportinguistas como Claudio o Eloy Olalla para demostrarnos antes del acto oficial que la habilidad se les ha pasado de los pies a la pala. Los periodistas locales no se atrevieron al reto de enfrentarse a estos jugones, seguramente porque tenían que saltar de acto en acto, pero no faltaron a la cita y, sobre todo, se han volcado con el Open de Gijón, su torneo. Por fin arranca la competición en la coqueta y moderna instalación. Los mejores jugadores del mundo dan espectáculo con puntos increíbles dentro de la pista. Fuera de ella participo de otro espectáculo menos visible, el de un equipo que busca la inalcanzable perfección. Tensiones y discusiones rebajadas con unos culines de sidra, un buen cachopo o una suculenta fabada. Fuera de la competición disfruto junto a Lamperti y Mieres en una entrevista con los compañeros de Radio Marca Asturias. Algo está cambiando, los jugadores fueron puntuales en la presentación y en la entrevista. ¡Bien por ellos! Disfrute con la presencia jornada tras jornada de los chavales del Sporting B que venían de ocho en ocho. Con la sencillez del Pitu Abelardo que no habla por no molestar y con la expresión de su hijo cuando Bela le regaló su camiseta firmada. Disfrute al volver a encontrarme a un amigo con Antonio Maceda, enfermo padelero todo corazón. Imágenes que se van quedando en mi disco duro recién estrenado.

Gijón nos ha dado una lección de afición al pádel, así que ojo Valencia que el listón está muy alto.

Socio Principal

Patrocinadores Premium

Patrocinadores Oficiales

Patrocinadores Técnicos

Proveedores